Cuando la política se convierte en show, por Mauricio Freyssinier

el
Foto: facebook.com
Foto: facebook.com

Por Mauricio Freyssinier

Se avecinan elecciones intermedias en el país y los partidos velan armas, eligen a sus candidatos y preparan sus propuestas políticas para ganar adeptos. Eso es normal en cualquier democracia, es parte de la vida política de una nación, pero en el país de “nunca jamás” las cosas son distintas. En este nuestro México para empezar existen cientos de partidos, ya sean los 10 de registro nacional o los innumerables partido-familiares de carácter estatal, que buscan en estas elecciones posicionarse en miras a las elecciones del 2018 en donde estará en juego la Presidencia de la República, en segunda instancia y no menos importante existe el INE que supuestamente es ciudadano, pero que en la práctica ha demostrado que sus consejeros y principalmente el consejero presidente obedecen a los partidos que los propusieron; por otra parte en “Nunca Jamás” existe la cultura del “curul”, es decir no importa quién llegue lo importante es ocupar un espacio en la Cámara de Diputados a fin de tener los recursos financieros y el poder político para avanzar en el camino. Así, pues, tenemos entre los candidatos a payasitos, futbolistas, actores, actrices, hijos de políticos, madres de tratantes de blancas y una fauna rica y vistosa de personajes, sin que pudieran faltar aquellos con nexos criminales o con arraigo en las mafias del narcotráfico.
La política en “Nunca Jamás” se ha convertido en un verdadero show telenovelero que busca en los medios de comunicación la forma de poder mantener el estatus quo ya sea de políticos o partidos. Es de llamar la atención la forma tan “pura” en que los partidos han elegido a sus candidatos, pasando desde el simple dedazo, hasta la rifa en tómbolas; desde el chapulineo de puestos, hasta el chapulineo de partidos todos quieren su “hueso”, todos son muy “patriotas”, todos buscan el “beneficio” de México. En la realidad las cosas son muy distintas, pues la mayoría busca su propio beneficio.
No estoy en contra de que payasitos, actores, músicos, escritores, activistas y otros ciudadanos participen en el libre ejercicio de la democracia y que utilicen su derecho constitucional a ser votados, en lo que o estoy de acuerdo es que en “Nunca Jamás” estos ciudadanos son utilizados para los fines de conveniencia de un partido o un grupo en específico. No comparto, que de una justa democrática se haga un show y este sirva para desviar la atención de los verdaderos problemas nacionales. Tampoco comparto que de una candidatura se quiera sacar raja política para enaltecer a un partido. No, eso es politiquería barata, eso es seguir hundiendo a la nación en un juego que parece rueda de la fortuna.
México o sea “Nunca Jamás”, debe aprender que la democracia no es un juego, sino un sistema de vida, que la democracia no es ir y poner una tachita en una boleta electoral; que la democracia se ejerce por distintos métodos y que el levantar un dedo o tener miles de partidos no es sinónimo de democracia. No, un país que se diga democrático está obligado a cumplir muchas más normas que las que actualmente tenemos en “Nunca Jamás”, empezando por la elección de los mejores hombres y mujeres para ocupar un cargo de elección popular, no por medio de comparsas y tele shows mediáticos. Los habitantes, los ciudadanos en pleno ejercicio de sus derechos en “Nunca Jamás”, merecemos un poco de respeto, merecemos ser tratados con algo de dignidad y no como meros telespectadores de una novela de cuento de hadas.
Nos preocupa que en nuestro sistema electoral se cuelen a las candidaturas payasitos y actores, deportistas y otras cosas peores, pero no nos preocupa que en ésta “bendita” democracia de “Nunca Jamás” el abstencionismo adquiera proporciones tan grandes que sobrepasen el 40% del electorado, eso para los ciudadanos de “Nunca Jamás” es cosa menor, cuando debería ser la mayor preocupación, puesto que en el sistema de democracia representativa es gravísimo que una persona sea electa tan sólo por un 16 o 17% del total de ciudadanos, queda entonces la pregunta ¿Esa persona realmente es representativa de los ciudadanos?
Nuestra política se ha convertido en un show y eso no lo podemos negar, lo que si podemos hacer es organizarnos y cambiar el estado de cosas actual. Lo bueno que “Nunca Jamás” es producto de mi imaginación, horror que en México fuera verdad.
¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

Fuente: facebook.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s